DOS MILITARES LESBIANAS SE CASARON CON SUS PAREJAS EN HISTÓRICA CEREMONIA OFICIADA POR EL EJÉRCITO DE TAIWÁN.

Dos militares lesbianas del Ejército de Taiwán se convirtieron este viernes en las primeras en casarse, con sus respectivas parejas, en una ceremonia oficiada por las Fuerzas Armadas de la isla, el único país de Asia en legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo.

En la base militar de Taoyuan (noreste) se dieron hoy el «sí, quiero» la comandante Wang Yi, de 36 años, y su ya esposa, Meng Yumi, una profesora de yoga de 37 años; también lo hicieron la teniente Chen Yinh-hsuan, de 27 años, y su antigua compañera de universidad Li Li-chen, de 26.

Ellas se convirtieron hoy en las primeras en contraer matrimonio con una persona de su mismo sexo con el beneplácito de las Fuerzas Armadas de Taiwán, ya que en la edición del año pasado de estas bodas militares colectivas -que se comenzaron a celebrar en 2014- hasta tres parejas homosexuales solicitaron casarse pero se echaron atrás en el último momento debido a la presión social, según fuentes militares citadas por la prensa local.

En un comunicado emitido hoy, un portavoz del Mando del Ejército aseguró que la actitud del Ministerio de Defensa Nacional ante las bodas homosexuales «es la misma» que ante parejas heterosexuales: «Damos nuestras sinceras bendiciones a todas y cada una de las parejas».

El hecho de oficiar bodas homosexuales «representa la postura del Ejército nacional, que es abierto y progresista», agrega el documento. Ante la disposición positiva de las Fuerzas Armadas, Chen y Li quisieron mandar un mensaje de ánimo a quienes todavía se lo estén pensando: «Con nuestra valentía, otros compañeros que no lo tienen claro podrán dar el paso. No están solos». «Nuestro amor no es diferente al de los heterosexuales (…) Esperamos que más parejas homosexuales participen en la próxima edición», dijo Chen, citada por la agencia de noticias isleña CNA.

Durante la ceremonia, en la que otras 186 parejas se unieron en matrimonio, el ambiente fue de felicidad y los asistentes aplaudieron a todos por igual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*